POLÍTICAS FAMILIARES: EL ENFOQUE Y LA PROPUESTA DE UNICEF

“Las políticas orientadas a la familia no son solo la decisión correcta, sino también la más inteligente y equitativa.” UNICEF


En 2019, la UNICEF publicó una a serie de informes relacionados a las políticas orientadas a la familia considerando descripción, beneficios y recomendaciones para gobiernos y empresas. Las políticas planteadas por este organismo internacional tienen un enfoque de apoyo a la familia respecto a su papel en la protección y desarrollo de la infancia, destacando la relevancia de generar instrumentos de apoyo a la institución familiar para el desarrollo social y económico de las sociedades y de las personas.

Las políticas familiares planteadas están orientadas al apoyo de la familia en términos del tiempo, los servicios y las finanzas familiares y, que tienen como características primordiales la corresponsabilidad social y el bienestar de los miembros de la familia.

Considerando lo anterior, se plantean cuatro instrumentos concretos: Licencias maternas y paternas remuneradas (tiempo y finanzas familiares), fomento de la lactancia materna (tiempo y servicios a la familia) y apoyo y prestaciones para el cuidado infantil (servicios y finanzas familiares).

Posteriormente, se desarrollan los beneficios concretos de las políticas familiares para la familia, la niñez, la mujer, la empresa y la sociedad (economía) con miras a lograr un desarrollo humano, social y económico sostenible al implementar dichos instrumentos. Y, se concluye planteando las recomendaciones concretas para gobiernos (sector público) y las empresas (sector privado).

3 INSTRUMENTOS DE POLÍTICA FAMILIAR

LICENCIAS MATERNAS Y PATERNAS

La licencia parental remunerada es, de acuerdo a la UNICEF, la “licencia laboral para ausentarse, remunerada y protegida para mujeres y hombres que trabajan” antes, durante y después del nacimiento de sus hijos.

La importancia de este instrumento radica en brindarle a madres y padres la oportunidad de invertir el tiempo suficiente antes y después del nacimiento de sus hijos, lo cual tiene implicaciones fundamentales en el desarrollo psicoafectivo al generar las condiciones para desarrollar un vínculo entre padres e hijos y en la integración familiar, con lo cual, es claro que tiene implicaciones positivas en la salud de los hijos en sus primeros momentos de vida (claves en el desarrollo). Además, es fundamental que la licencia sea remunerada para garantizar el ingreso familiar durante y después del permiso labora.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda un plazo de 18 semanas de licencia materna, la cual ha sido asumida por los gobiernos de los países pero sin alcanzar aun la meta necesaria. Respecto al plazo de la licencia paterna, no existe una recomendación específica. En este sentido, es fundamental seguir avanzando para alcanzar el estándar necesario y, que además, se extienda para los padres de familia, ya que la corresponsabilidad y la complementariedad es necesaria en la formación de los hijos, el desarrollo económico y profesional de la madre y del padre, y el apoyo a madres y padres solos.

FOMENTO DE LA LACTANCIA MATERNA

De acuerdo a UNICEF, el fomento a la lactancia implica “los recesos para lactancia durante las horas de trabajo para permitir el amamantamiento o la extracción de leche materna en el trabajo y un entorno de apoyo para la lactancia materna, incluidas las instalaciones adecuadas que permitan a las madres continuar con la lactancia materna exclusiva o complementaria después de retomar el trabajo.”

El fomento de la lactancia tiene distintas implicaciones positivas. Empezando por la salud de la infancia al reducir el riesgo de sufrir enfermedades agudas y crónicas y en mejores resultados en su desarrollo cognitivo; también ha reportado beneficios para la salud de su madre y el vínculo materno-infantil que a su vez resulta positivo en el desarrollo psicoafectivo de ambos y, el hecho de que se generen las condiciones laborales adecuadas, fomenta el desarrollo del mujer en el mundo laboral.

Estas condiciones tienen a su vez un impacto positivo en términos sociales y económicos, al mejorar el desarrollo psicoafectivo de la infancia se asegura un entorno social más seguro, e incluso, de acuerdo a la misma UNICEF “las prácticas óptimos de lactancia materna tienen beneficios sociales pues conllevan la reducción de 300 mil millones de dólares en costos de atención médica”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés sean amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de vida y “comenzar en la primera hora de vida y que sigan siendo amamantados hasta los dos años o más.” Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomiendan un que los centros de trabajo cuenten con la infraestructura necesaria para que las madres puedan amamantar a sus hijos.

Un reto particular es la falta de condiciones en los centros de trabajo para que la madre amamante. Hoy 4 de cada 10 mujeres no cuenta este servicio, es por eso que se requiere la intervención de los gobiernos y la corresponsabilidad de las empresas para asegurar las condiciones necesarias para fomentar la lactancia materna.

APOYO AL CUIDADO INFANTIL Y PRESTACIONES INFANTILES

De acuerdo a la UNICEF, el cuidado infantil es el “acceso universal a cuidado infantil asequible y de calidad desde el final de la licencia parental hasta el ingreso de los niños al primer grado de la escuela, incluidos los programas para el cuidado previo y posterior de los niños pequeños y en edad preescolar” y las prestaciones infantiles “son transferencias monetarias regulares proporcionadas a un cuidado identificado de niños que viven en una jurisdicción definida.”

El cuidado y el apoyo en las primeras etapas de vida del ser humano, son fundamentales ya que reportan y beneficio para la salud y desarrollo de las nuevas generaciones, además de un beneficio social a largo plazo. En esta labor, la familia cumple un papel insustituible y es por eso que se deben generar las condiciones necesarias para que esta institución cuente con las habilidades y elementos necesarios para cumplir con su misión.

Además, este tipo de apoyos y prestaciones tienen especial impacto en la niñez en mayor vulnerabilidad, es por eso que, considerando en el beneficio social, el apoyo y prestaciones infantiles deben ser los cimientos del sistema de protección social de los países para buscar erradicar la pobreza y exclusión social de forma más eficaz. La inversión económica y social en la familia y la niñez, en especial de la más vulnerable impulsa el desarrollo social y el crecimiento económico.

LOS 5 BENEFICIOS DE LAS POLÍTICAS FAMILIARES

De acuerdo a la evidencia presentada en los informes de la UNICEF, la implementación de políticas familiares tiene beneficios directos en distintos sectores de la sociedad.


BENEFICIOS PARA LA FAMILIA

Los beneficios para la familia se reportan principalmente en tres aspectos: economía familiar, tiempo en familia y apoyo a la maternidad.

Respecto al tema económico, una licencia materna y paterna remunerada reporta un menor riesgo de pobreza en las familias al tener certidumbre a corto y mediano plazo de los ingresos familiares en una etapa tan importante en la cual, la pérdida de recursos aumentaría la vulnerabilidad de los hogares. Esto, unido al cuidado infantil y prestaciones infantiles a familias en pobreza, permiten una inversión del hogar en la “educación, salud y nutrición que beneficia directamente a los niños y cimienta las posibilidades para el crecimiento económico futuro”.

Respecto al tiempo en familia, particularmente la licencia materna y paterna permiten a madres y padres poder hacerse cargo del nacimiento de sus hijos, involucrarse en el cuidado infantil temprano, crear vínculos con su bebé y establecer rutinas de cuidado y necesidades, además permite a madres y padres poder conciliar las responsabilidades laborares y familiares.

Y respecto al cuidado y apoyo a la madre en el embarazo, las licencias maternas remuneradas y prestaciones infantiles, permiten mayores recursos y herramientas para el cuidado de la salud y recuperación en esta etapa tan relevante.


BENEFICIOS PARA LA NIÑEZ

Una adecuada articulación de las políticas familiares mencionadas, permite a la niñez ofrecer “el mejor inicio posible en la vida, particularmente en términos de la salud, la educación y otras dimensiones del bienestar.”

En términos de salud, se reducen las tasas de mortalidad infantil y las tasas de enfermedades infantiles agudas y crónicas, aumenta el índice de obtención de vacunas y una mejor nutrición. En términos de educación, se mejoran los resultados cognitivos, aumenta la permanencia en la escuela y su transición a los siguientes grados académicos.

Es importante recalcar que la mezcla de las políticas familiares permite que las familias puedan ofrecer un mejor apoyo y cuidado para el desarrollo y bienestar de la infancia, en términos de tiempo disponible (licencias maternas y paternas), servicios (lactancia materna) y apoyo económico (cuidado y prestaciones infantiles).


BENEFICIOS PARA LA MUJER

Las políticas familiares tienen un impacto positivo para la mujer en dos aspectos particulares: la salud en la maternidad y la armonización familiar y laboral.

Las licencias maternas y el apoyo a la lactancia se asocian al mejoramiento de la salud física y mental de la madre antes, durante y después del parto, además reduce las tasas de depresión postparto y el riesgo de cáncer de mama durante toda la vida.

Además, es fundamental que que la mujer no tenga que elegir entre su maternidad y su desarrollo profesional. Es por eso que que se requiere una correcta implementación y articulación de las políticas familiares considerando la corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de la infancia, el apoyo en el cuidado infantil (en especial de las familias más vulnerables) y la protección del empleo de las mujeres antes, durante y después del parto garantizando a las madres el salario y la permanencia en el mercado laboral.


BENEFICIOS PARA LA EMPRESA

El beneficio para las empresas que implementan políticas familiares se reporta en dos aspectos: gestión del talento y productividad.

Respecto a la gestión del talento los beneficios se encuentran en la reducción de la rotación laboral que su vez reduce los costos de reclutamiento y capacitación, aumenta la satisfacción y el compromiso laboral que reduce el estrés y el ausentismo y aumenta la retención del talento. Respecto a la productividad los beneficios se encuentran en el aumento de aprendizaje, innovación y competitividad de los colaboradores.

Particularmente, hay estudios que demuestran que la inversión en la lactancia materna tiene un rendimiento de 3 a 1 considerando el aumento de la productividad y la mejor gestión del talento la cuál ha reportado un aumento en el índice de retención del 59 al 83%.


BENEFICIOS PARA LA SOCIEDAD Y LA ECONOMÍA

El beneficio para la economía y la sociedad va en tres sentidos, la protección social de los sectores más vulnerados, la estabilidad social y la activación económica.

El nacimiento de los hijos es un momento muy importante en la vida de una familia, y también, puede ser un momento de alto riesgo en términos económicos, al aumentar las necesidades económicas, el riesgo de empleo y/o de tiempo de calidad para el cuidado de los hijos, lo cual puede ser un detonante del aumento de población en pobreza o pobreza extrema. Es por eso que es fundamental el apoyo a las familias con hijos, en especial de las que más lo necesitan, que elimine el riesgo de mayor vulnerabilidad y le brinde a las familias las condiciones necesarias para cumplir su rol en el cuidado de los hijos

Además, la inversión económica en las familias con hijos más vulnerables reduce los costos de inversión en salud pública y ha reportado un rendimiento del 7% al 35% sobre la inversión en diferentes países.

Ahora, es importante considerar que la cohesión y resiliencia familiar permite una mayor estabilidad económica, una disminución de riesgos sociales y el aumento de la paz social. Y, particularmente, el apoyo a familias más vulnerables, aumenta el consumo y gasto local que activa la actividad empresarial y el crecimiento de la productividad. Además, familias que cumplen su misión en el cuidado infantil, ofrecen a la sociedad un talento humano y cognitivo, lo cual es conocido como capital familiar.


PRINCIPALES RETOS PARA LAS POLÍTICAS FAMILIARES

La implementación de las políticas familiares mencionadas reportan diferentes retos según la región del mundo, las condiciones económicas y sociales, entre otras. Con base a la evidencia, retomo dos de los retos principales:

  • Desconocimiento de su alcance. De acuerdo a la UNICEF y a la experiencia, existe “una compresión limitada del alcance, la escala y los impulsores de la adopción de políticas orientadas a la familia” lo cual lleva a gobiernos y empresas a expresar inquietudes acerca de la sostenibilidad económica y social de este tipo de instrumentos, optando en diferentes ocasiones por otras prioridades.

  • Falta de cobertura. Diferentes estudios han encontrado brechas entre las recomendaciones internacionales con las disposiciones legales de los países, y estas con la implementación real de dichas disposiciones, generando un “cuello de botella” en el alcance de los beneficios de las políticas familiares lo cual afecta principalmente a los colaboradores de bajos ingresos y los que se encuentran en el sector informal


RECOMENDACIONES PARA GOBIERNOS Y EMPRESAS

Las condiciones necesarias para implementar las políticas familiares analizadas, de acuerdo a la evidencia y a los órganos internacionales, son las siguientes:

  • Licencia materna y paterna remunerada: Al menos 14 semanas de licencia remunerada alrededor del parto y abogar por 18 tanto para madres como para padres. Que el costo de las licencias no sean transferidos a los colaboradores, sino que sean asumidos por seguros sociales y/o fondos públicos.

  • Lactancia materna. Proporcionar recesos para la lactancia materna remunerada y que en los centros de trabajo se proporcione un espacio seguro, higiénico y apropiado para que las mujeres amamanten o se extraigan leche y refrigeración para el almacenamiento de la leche extraída.

  • Cuidado infantil y prestaciones infantiles. Garantizar el acceso universal a servicios de cuidado infantil y una cobertura de las prestaciones monetarias para las familias con hijos (comenzando por los más pequeños), ambas considerando las necesidades de las familias.

Estas condiciones deben ser garantizadas con base a las siguientes recomendaciones para gobiernos y empresas:

Para los gobiernos


1) Reformar el marco legal federal y local para cumplir las recomendaciones y estándares internacionales.

2) Diseñar políticas públicas intersectoriales que involucren a actores clave, como sindicatos, organizaciones sociedad civil y órganos empresariales.

3) Asegurar la cobertura a través de regulaciones e incentivos y subsidios fiscales aplicables a distintos contextos laborales y condiciones socio-económicas, haciendo un énfasis en MYPIMES y el sector informal.

4) Generar capacitaciones para funcionarios públicos y campañas de sensibilización para visibilizar los beneficios de las políticas familiares.

5) Aplicar las políticas familiares dentro de las oficinas de gobierno, de tal forma que estén disponibles y sean obligatorias.

6) Evaluar la gestión y el impacto de las políticas con base en los beneficios para la familia, la niñez, la mujer, la empresa y la sociedad.


Para las empresas


1) Ofrecer una protección laboral orientada al bienestar de las familias de los colaboradores con certeza legal, un trabajo digno, sueldo justo y prestaciones óptimas.

2) Generar una regulación interna y sistemas sólidos para la implementación de políticas familiares con un enfoque integral.

3) Vínculo y colaboración con los sindicatos para evaluar las necesidades de los colaboradores respecto a sus condiciones familiares.

4) Desarrollar campañas y capacitaciones para gerentes y supervisores para prevenir la discriminación para madres y padres que trabajan durante el embarazo o cualquier situación familiar.

5) 5) Vigilar el cumplimiento de las políticas familiares y generar reportes respecto a la productividad y rentabilidad de las mismas.

CONCLUSIONES

Después de analizar los beneficios de las políticas familiares, su eficacia y su eficiencia en términos sociales y económicos, concluyo haciendo un llamado a toda persona que tenga la capacidad (mayúscula o minúscula) de impulsar estos instrumentos, y que juntos podamos avanzar de forma sinérgica para lograr el mayor alcance posible.

Se requiere la sinergia entre el sector público y privado, tanto en la inversión, la implementación y la evaluación, para genera esquemas de corresponsabilidad social y valor compartido donde cada sector asuma el liderazgo y compromiso necesario para la lograr que las políticas familiares sean una realidad.

Es impostergable la implementación estas políticas que “sienta las bases para el éxito de los niños en la escuela, el éxito de los adultos en el trabajo, la capacidad de los niños y las familias para salir de la pobreza y la salud a lo largo de toda la vida”.

Juan Antonio López Baljarg

Director General del Instituto de Análisis de Política Familiar

59 views0 comments